top of page

Mi práctica de yoga

Actualizado: 12 mar 2022

Comencé a hacer yoga por primera vez, cuando estaba embarazada de mis mellizos, Antonia y Samuel. Tenía unas 25 semanas de embarazo y me recomendaron hacerlo, para lograr mantenerlos adentro el mayor tiempo posible.


Mis hijos nacieron a las 33 semanas. Durante esos días logré sentirme en una increíble comunión conmigo misma y experimenté hermosas sensaciones con los bebés. Sin embargo la vida siguió, la crianza, el trabajo, las metas, la búsqueda de lo que en ese momento pensaba sería ser exitosa y fue así como, a pesar de saber que iluminaba mi alma, lo dejé y no volví a practicarlo.



Pasaron los años, los hijos crecieron, la vida me llevó por caminos inesperados y me dió lindas y duras lecciones que ahora entiendo mejor. Hasta 10 años después, cuando mi vida comenzó de nuevo en México, decidí reiniciar mi camino del yoga, unido al de la fotografía, mis dos pasiones de toda la vida y a las cuales nunca me entregué ni un poquito.


Llegué al mundo del yoga, sospechando que me ayudaría en mi mundo espiritual, pero realmente buscando trabajar mi cuerpo, aliviar dolores, sentirme fuerte y flexible, para mis lesiones de espalda y poder hacer otros deportes. Y como suele pasar con el yoga, poco a poco y sin darte cuenta, te va transformando de adentro hacia afuera. Comencé a ver como cambiaba poco a poco la percepción de mí misma, de mi cuerpo y la relación con mi mente. Mi conciencia fue despertando y poco a poco pasé de ir solo por ejercitar mi cuerpo, de realizar posturas, a encontrarme conmigo y a disfrutar de increíbles espacios de meditación y enseñanzas para mi vida, que en definitiva me fueron cambiando en lo más profundo.


Fue así como entonces, poco a poco mis fotografías se fueron convirtiendo en mi voz, para poder expresar mucho de lo que fui descubriendo en este camino y María de Alma surgió como la unión entre mi camino espiritual, mi práctica de yoga y mi quehacer fotográfico.


Contaré más en estas líneas, sobre mi camino en esta práctica, como poco a poco ha cambiado mi vida y como enriquece mis días y lo que veo.