top of page

La foto que nadie pone


Han sido unos días de altibajos emocionales fuertes, por lo cual hace varias semanas que no hacía yoga. Pude meditar muchas veces, pero comenzar una práctica, simplemente no me salía, mi cuerpo no quería. Cuando eso me pasa, no lucho con ello, me dejo, lo respeto y solo dejo que fluya cuando llegue el momento. No me obligo, ni me fuerzo. Siento que parte de mi práctica espiritual y particularmente la práctica de yoga, también es sentir, aceptar y dejar cuando simplemente no fluye.


Esta semana, en vacaciones y ya mejor emocionalmente, decidí regresar. Claro, cuando lo dejo varias semanas, mi cuerpo se pone rígido, la parte de atrás de mis piernas y mis caderas, son las partes que mas lo sienten. Sé que allí es donde acumulo más energía y a donde llevo muchas de mis emociones del día a día. Parte de todo lo maravilloso que te da el yoga, después de un tiempo, es el conocimiento y entendimiento de tu cuerpo, la observación desde la aceptación y el amor.  El caso, es que las posturas me costaron mas trabajo de lo normal y algunas cosas que normalmente hago, no me salieron o me costaron mucho.



Esta foto es en uno de esos momentos en que mientras realizo una postura, mi cuerpo no responde como espero, los músculos no estiran y  me cuesta mucho. Pero aquí viene lo mas importante, justo en ese momento, el real esfuerzo, no está en el cuerpo, en realidad está en MI MENTE. Justo en ese momento, se trata de todo. De toda la práctica, de los aprendizajes, del amor propio. Justo es en ese momento en que el amor a mi misma, la paciencia, la compasión y la comprensión conmigo misma, me traen de vuelta. La mente pasa de “no puedo creer que no pueda” a “no pasa nada, es normal, ya podrás de nuevo, ten paciencia”. Solo sigo intentándolo y si no pasa, realmente no importa. Lo que importa es lo que pasó en mi cabeza en ese momento.


Hoy han pasado un par de días de eso. Decido escribirlo, cuando me pongo a ver las fotos y veo mi cara, mi cuerpo y recuerdo lo que pasó por mi mente. Me doy cuenta que esto que pasó aquí es lo que pasa cada dia, cuando no puedo, cuando dudo de mí, cuando a veces me odio por no haberlo hecho mejor, cuando me critico. Quiero regresar cada vez a “la foto que nadie pone” y recordarme el amor y profundidad con la que lo puedo hacer en mi práctica de yoga y de verdad, poder llevarlo con la misma calma y sabiduría, a cada dia de mi vida.


66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments