top of page

Días de Inspiración Elevada

Hace unos meses decidimos emprender esta aventura, con muchas incertidumbres y pocas seguridades. Solo sabíamos que necesitábamos estabilidad financiera, mover las energías, atrevernos a cosas nuevas y salir de un círculo largo y pegajoso de duras noticias.


Mi esposo se iría a vivir a Guatapé (Antioquia) a hacer una de las cosas que mas ama en la vida: abrir hoteles 😬. Nosotros, nos quedaríamos en Bogotá, siguiendo nuestra vida y organizando todo juntos para vernos cada 8 días. Pero claro, como todo, asi tal cual como estaba pintado, no pasó. Nos vemos cada 15 días, él casi nunca puede venir a Bogotá, ve a los niños una vez al mes y trabaja como 18 horas al día…


Por el otro lado, para mí ha sido muy extraño. Claro, me hace mucha falta compartir el día a día, a veces me siento muy sola. A veces me canso del trajín de los viajes y siempre tengo el temor del daño a nuestra relación de dos y de todos como familia. Sin embargo, tengo que decir que también he sido muy feliz. Viajar cada vez a este paraíso que me llena de vida y me reconecta conmigo misma con esta facilidad, que parece que fuera de aquí. Esta sed de conocer nuevos lugares, vivir mi vida de aventura que necesita mi alma, conectarme con la naturaleza, me alimenta cada vez. Es verdad, nos cuesta mucho el tiempo separados, pero vernos de nuevo nos hace tanto bien a los dos, que son dosis tremendas de puro amor y comunicación, (con las peleas y todo).




Guatapé, y me refiero a la experiencia completa, ha sido para mí, grado con honores en paciencia, pero también en descubrir muchas cosas:

  • No es como lo quiero, es como lo necesito.

  • Estamos juntos porque queremos, porque lo elegimos cada vez, porque nos hacemos mucho bien.

  • Necesito escuchar a mi alma. El gozo de explorar, conocer, documentar, fotografiar nuevos lugares es algo que realmente disfruto, me alimenta y hace feliz. Es una especie de magia para mi corazón, que me da vida.

  • Me he abierto a conocer nuevas personas. Yo, que muchas veces paso de la gente. He conocido personas maravillosas, llenas de luz y nuevas visiones de la vida.

  • Ha sido inspiración elevada. En lo bueno y en lo no tan bueno. Cada aprendizaje sobre la soledad, la distancia, la paciencia. Cada amanecer, cada versión nueva de otro atardecer, meditaciones en lugares sagrados, fotografías en santuarios de la naturaleza, mi corazón se revienta de emoción.

  • Fluir, fluir con lo que llega y solo dejando de resistir puedo ver las bendiciones en lo que pasa.



Entonces si, no ha sido fácil. Es mas, ha sido muy difícil, pero todo lo anterior lo vale. A punto de cumplir mis 48 años y después de tres años de duras experiencias, la vida me recuerda de nuevo la importancia de volver a lo básico, de ver las mágicas bendiciones en el camino, de volver a mí, a lo que resuena en mi alma y mi corazón, a ir mas despacio y apostar por mí, seguir buscando. A honrar todos estos aprendizajes y a volverlos también gozo.


Si, soy feliz en una de las experiencias más difíciles que nos ha puesto la vida. Si…debe ser que estoy creciendo. ⭐️



22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments